Puntadas que llegan muy lejos

La formación de las mujeres actúa como palanca para romper el ciclo de la pobreza en el que muchas viven. Aprender un oficio como el de la costura facilita que puedan trabajar de ello y también favorece su crecimiento personal.

Si quieres colaborar en un proyecto como este, visita la pagina
DONA

En 2021, cumplimos 40 años desde que Sendera, hasta hace poco Nuevos Caminos, empezó a dar sus primeros pasos en el mundo de la cooperación. Desde entonces, hemos conseguido llevar a cabo 2.000 iniciativas de desarrollo y crear 3,5 millones de oportunidades.

Todo esto ha sido fruto de muchos, pero pequeños pasos, puntadas que han ido tejiendo la red de solidaridad y apoyo que somos hoy. 

Esto mismo se aplica a cada uno de los proyectos que desarrollamos. Por ejemplo, que una persona de una comunidad vulnerable pueda acceder a educación, significa mucho para su crecimiento personal y empleabilidad, pero también para su familia y el conjunto de su comunidad. Y si en lugar de una, conseguimos que sean cientos las personas que tengan acceso a formación, el impacto positivo se multiplica. 

“Cuando el número de mujeres ocupadas aumenta, las economías crecen” (ONU Mujeres)

Ellas son la muestra

Uno de los ejemplos más representativos de este efecto multiplicador son los proyectos de costura y tejido que hemos ido poniendo en marcha en los últimos años junto a mujeres de Etiopía, República Dominicana, Colombia y Bolivia. 

En cada uno de estos países, contamos con talleres y cursos en los que unas 170 mujeres se forman cada año en corte, confección y artesanía textil. Con estas habilidades, elaboran prendas con las que luego pueden comerciar. Por lo tanto, la formación les permite dar un paso importante en su crecimiento personal y económico, pero también es un avance para su entorno.  

La formación contribuye a la independencia de estas mujeres y actúa como palanca para romper el ciclo de la pobreza en el que muchas viven. 

Lo saben las mujeres de Meki, en Etiopía, que han montado una pequeña cooperativa en la que cosen los uniformes de los niños y niñas de las escuelas locales.

Lo saben las mujeres de Casa Garavito, en Bogotá, Colombia, que llevan meses cosiendo batas sanitarias que se utilizan en los hospitales de la ciudad para atender a las personas con COVID-19.

Lo saben las mujeres rurales de Vacas e Independencia, en Bolivia, que se reúnen para tejer y luego reafirman su papel en la economía, vendiendo sus productos.  

Lo saben las mujeres del Centro Laboral Nazaret en Sabana Yegua, República Dominicana, que terminan su formación con más posibilidades de encontrar un trabajo con el que ganar en independencia económica. 

Todo empieza con una puntada, un primer paso de las personas que hacen posibles estos proyectos, nuestros socios, socias y donantes. 

¡Anímate a dar ese primer paso!

¿Cómo?

Dona para hacer posibles estos cursos de corte y confección y tejido.

Elige la cantidad que puedes aportar y que se transformará en los materiales y maquinas necesarias para el desarrollo del curso. 

Hazte socio o socia para acompañar a estas mujeres durante más tiempo.

Con solo 10€ al mes, podrás contribuir a que una de estas 170 mujeres se forme durante un año para tener un futuro mejor. 

Todos los donativos de esta campaña participarán en el sorteo de una manta, valorada en 120€. Ha sido elaborada por mujeres de Bolivia, en un telar tradicional, con lana de alpaca. Consulta las bases.

¡Envía tu donación para que sus puntadas lleguen aún más lejos!

"Se estima que en todo el mundo las mujeres podrían aumentar sus ingresos hasta en un 76% si se superara la brecha en la participación en el empleo" (ONU Mujeres)


NUESTRO OBJETIVO

Tu donación es deducible

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Quiero donar

Cart
DONA A TRAVÉS DE TRANSFERENCIA
HAZ UN BIZUM
LLÁMANOS

DONA A TRAVÉS DE TRANSFERENCIA

ES94 2100 0079 8402 0141 3162

HAZ UN BIZUM

00296

Abre la aplicación de tu banco, introduce el código y la cantidad a donar.!

LLÁMANOS

915 776 897

O mándanos tu teléfono por email a
info@nuevoscaminos.org ¡y te llamamos!

En 2021, cumplimos 40 años desde que Sendera, hasta hace poco Nuevos Caminos, empezó a dar sus primeros pasos en el mundo de la cooperación. Desde entonces, hemos conseguido llevar a cabo 2.000 iniciativas de desarrollo y crear 3,5 millones de oportunidades.

Todo esto ha sido fruto de muchos, pero pequeños pasos, puntadas que han ido tejiendo la red de solidaridad y apoyo que somos hoy. 

Esto mismo se aplica a cada uno de los proyectos que desarrollamos. Por ejemplo, que una persona de una comunidad vulnerable pueda acceder a educación, significa mucho para su crecimiento personal y empleabilidad, pero también para su familia y el conjunto de su comunidad. Y si en lugar de una, conseguimos que sean cientos las personas que tengan acceso a formación, el impacto positivo se multiplica. 

“Cuando el número de mujeres ocupadas aumenta, las economías crecen” (ONU Mujeres)

Ellas son la muestra

Uno de los ejemplos más representativos de este efecto multiplicador son los proyectos de costura y tejido que hemos ido poniendo en marcha en los últimos años junto a mujeres de Etiopía, República Dominicana, Colombia y Bolivia. 

En cada uno de estos países, contamos con talleres y cursos en los que unas 170 mujeres se forman cada año en corte, confección y artesanía textil. Con estas habilidades, elaboran prendas con las que luego pueden comerciar. Por lo tanto, la formación les permite dar un paso importante en su crecimiento personal y económico, pero también es un avance para su entorno.  

La formación contribuye a la independencia de estas mujeres y actúa como palanca para romper el ciclo de la pobreza en el que muchas viven. 

Lo saben las mujeres de Meki, en Etiopía, que han montado una pequeña cooperativa en la que cosen los uniformes de los niños y niñas de las escuelas locales.

Lo saben las mujeres de Casa Garavito, en Bogotá, Colombia, que llevan meses cosiendo batas sanitarias que se utilizan en los hospitales de la ciudad para atender a las personas con COVID-19.

Lo saben las mujeres rurales de Vacas e Independencia, en Bolivia, que se reúnen para tejer y luego reafirman su papel en la economía, vendiendo sus productos.  

Lo saben las mujeres del Centro Laboral Nazaret en Sabana Yegua, República Dominicana, que terminan su formación con más posibilidades de encontrar un trabajo con el que ganar en independencia económica. 

Todo empieza con una puntada, un primer paso de las personas que hacen posibles estos proyectos, nuestros socios, socias y donantes. 

¡Anímate a dar ese primer paso!

¿Cómo?

Dona para hacer posibles estos cursos de corte y confección y tejido.

Elige la cantidad que puedes aportar y que se transformará en los materiales y maquinas necesarias para el desarrollo del curso. 

Hazte socio o socia para acompañar a estas mujeres durante más tiempo.

Con solo 10€ al mes, podrás contribuir a que una de estas 170 mujeres se forme durante un año para tener un futuro mejor. 

Todos los donativos de esta campaña participarán en el sorteo de una manta, valorada en 120€. Ha sido elaborada por mujeres de Bolivia, en un telar tradicional, con lana de alpaca. Consulta las bases.

¡Envía tu donación para que sus puntadas lleguen aún más lejos!

"Se estima que en todo el mundo las mujeres podrían aumentar sus ingresos hasta en un 76% si se superara la brecha en la participación en el empleo" (ONU Mujeres)


Objetivo:

20805